BASF Pest Control Solutions España

BASF Pest Control Solutions España

Contacto

Hormigas

Uno de los insectos más comunes, las hormigas, pueden ser una seria plaga en viviendas, hospitales, restaurantes y otros edificios. La ubicuidad y la estructura social de las hormigas hace que sean particularmente difíciles de controlar.

Cuando las hormigas comienzan a infestar las viviendas y a molestar a las personas en jardines y parques, se las incluye en la categoría de plaga perjudicial. Algunas especies también pueden ser un problema de salud pública y cortocircuitar los componentes eléctricos lo suficientemente como para causar incendios.

Su organización social, diversidad y adaptabilidad al entorno urbano han convertido a las hormigas en una prioridad para los profesionales que gestionan las plagas y para los propietarios.

Biología y comportamiento

La proliferación de las hormigas se debe en gran parte a su avanzada estructura social. Las claras divisiones de los trabajos entre obreras-exploradoras, buscadoras, alimentadoras de larvas y centinelas, así como entre obreras, reinas y drones (machos reproductores) se encargan de que el establecimiento, el desarrollo y la supervivencia de la colonia sean lo más eficaces posible.

Las reinas, únicas responsables de la puesta de huevos, dependen por completo de las obreras buscadoras que proporcionan alimento a las obreras no buscadoras, a las larvas en desarrollo y a los drones en el nido. Siguiendo el rastro de las feromonas originalmente dejadas por las buscadoras que abarcan un amplio entorno, buscando nuevas fuentes de alimentos en un entorno a más o menos 90 metros del nido, las obreras buscadoras acarrean continuamente alimento a la colonia aposentada en los lugares, dependiendo de la especie. Además de consumirlo ellas mismas, comparten el alimento con todos los adultos no buscadores y larvas en desarrollo en un proceso conocido como trofalaxia.

El resultado son senderos de hormigas bien trazados entre los lugares de anidación y sus diversas fuentes de alimento que caracterizan a la mayoría de las infestaciones: senderos que se hacen más persistentes y difíciles de destruir con el uso continuado.

Las investigaciones han demostrado que, mientras un menor número de individuos se pueden alimentar en cualquier momento tanto sobre líquidos como sobre gel o alimentos sólidos, las obreras buscadoras normalmente consumen cinco veces más de cebo líquido que de un cebo de gel.

Como consecuencia probablemente natural de su adaptación a alimentarse sobre la melaza, también se ha demostrado que las hormigas comparten los cebos consumidos en forma líquida con mucha mayor rapidez y eficiencia dentro de la colonia. Como consecuencia, se pueden comparar las tasas de control espectacularmente mejoradas respecto a las de una formulación de cebo en gel equivalente.

Enfoque del control

El desafío particular presentado por las hormigas hace que sea importante enfrentarse a ellas con una estrategia de Gestión de plagas integrada de BASF guiada por el comportamiento basado en cinco puntos clave esenciales:

  • Inspeccionar para establecer la extensión y el lugar de la infestación.
  • Prescribir la mejor estrategia terapéutica para la situación particular.
  • Comunicar para establecer las expectativas correctas y obtener la cooperación suficiente.
  • Tratar usando los productos más efectivos de la forma mejor y más segura.
  • Realizar un seguimiento para evaluar los resultados y repetir el tratamiento, si es necesario.

Combatir las infestaciones de hormigas

El control efectivo de insectos sociales como las hormigas solo se puede lograr a través de medidas que eliminan tanto a las reinas como a sus crías. La exclusión de las obreras buscadoras de las fuentes de alimento o su eliminación, tanto físicamente como con un tratamiento químico, rara vez, por no decir nunca, es suficiente para tener un control temporal en la mayor parte de las infestaciones.

Cebos de calidad

La única forma fiable de asegurar el control completo es poner a las obreras buscadoras un cebo insecticida atractivo, potente y fácilmente accesible que consumen tanto para sí mismas como para distribuirlo en sus colonias.

Este enfoque aprovecha el comportamiento trofaláctico natural de las hormigas para asegurar que todos los individuos, particularmente las reinas y sus larvas, reciben una dosis letal de insecticida.

Sin esto, una combinación de individuos en el nido (huevos, larvas y pupas) y la prodigiosa capacidad de poner huevos de las reinas pueden hacer fácilmente que las infestaciones recuperen su nivel original en unas cuantas semanas de tratamiento. Para la máxima efectividad y fiabilidad, el cebo para hormigas necesita un insecticida que sea: indetectable para todas las hormigas y lo suficientemente potente para ser letal ingerido o transferido físicamente dentro de la colonias en cantidades mínimas y de acción suficientemente retardada para permitir a las obreras buscadoras distribuirlo ampliamente a todos los adultos y larvas dentro de la colonia antes de morir. La formulación del cebo debe ser además:

altamente atractiva y atrayente para las hormigas para estimular la máxima alimentación posible de las obreras y en forma líquida para asegurar la ingestión y redistribución más rápida y efectiva de la sustancia activa a través de la colonia.

Una buena práctica de cebado es igualmente crítico para tener éxito. En particular: las zonas interiores deben limpiarse y retirar las fuentes de alimento alternativas antes del tratamiento;

los cebos deben colocarse en los lugares en los que no se retiren enseguida al limpiar, y preferiblemente cerca de puntos de acceso conocidos o supuestos para las hormigas y senderos de exploración;

deben evitarse zonas tratadas anteriormente con insecticidas repelentes;

el cebado en zonas exteriores debe centrarse en los senderos de búsqueda activos de las hormigas, con puntos de cebado colocados lo más cerca posible a los lugares de anidación; y

el cebo debe colocarse sobre superficies no porosas y protegidas de la lluvia, idealmente en portacebos especializados.

Pulverización complementaria

La colocación de cebos para hormigas se harán normalmente entre 10-14 días para controlar la colonia. De este modo, cuando es importante la eliminación rápida de individuos buscadores en lugares críticos, quizás sea necesario complementarlo con una pulverización táctica con un insecticida de acción rápida.

Además de eliminar rápidamente las hormigas buscadoras visibles en zonas interiores, un insecticida de naturaleza repelente también puede actuar de barrera perimetral para evitar la entrada posterior de hormigas.

Es importante recalcar que los insecticidas repelentes no deben usarse cerca de los tratamientos con cebo ya que su carácter repelente puede evitar que las hormigas entren en contacto con el cebo.

La pulverización debe:

  • Dirigirse a los senderos de hormigas del interior y a las uniones entre pared y suelo en la proximidad de las fuentes de alimentos;
  • Incluir los típicos lugares de entrada alrededor de ventanas y puertas, desagües y tuberías; y,
  • Evitar los senderos exteriores de hormigas en las proximidades de los puntos de cebo. Es importante apreciar que las hormigas son extraordinariamente persistentes en seguir los senderos hacia la comida y lo suficientemente pequeñas como para entrar incluso por las aberturas más pequeñas.

Esto hace que el tratamiento perimetral exhaustivo con insecticidas repelentes sea vital para asegurar la exclusión efectiva así como la eliminación inmediata de signos obvios de infestación mientras los cebos alcanzan su máximo efecto de control de la colonia. En el caso de infestaciones grandes, bien establecidas o en cualquier caso particularmente problemático, será útil la pulverización externa de los nidos y los senderos de hormigas con un insecticida repelente de acción más lenta.

Controles físicos

Aunque son generalmente inefectivos en sí, los medios físicos para eliminar hormigas de edificios o fuentes de alimentos pueden también ser útiles junto con los controles químicos de edificios o fuentes alimentarias, especialmente para enfrentarse a la reinfestación de nuevas colonias alrededor de lugares críticos.

Las medidas más efectivas incluyen:

  • Conservación de alimentos a prueba de hormigas en recipientes herméticos,
  • Limpieza periódica de suelos y superficies para eliminar derrames y senderos con olor
  • Eliminación apropiada de restos de comida y residuos alimentarios, y
  • Puntos de acceso cerrados permanentemente con masilla o silicona.

Programas de tratamiento

Con una combinación de tratamiento interno, externo y perimetral, los programas de tratamiento más efectivos contra hormigas incluyen:

  • Inspección exhaustiva de las instalaciones en clima seco para identificar el nivel de infestación, las especies de hormigas (si es posible), los senderos principales y los puntos de acceso;
  • Rastreo de senderos externos de hormigas lo más alejado posible de la anidación, teniendo en cuenta que los senderos pueden ser muy difíciles de localizar en condiciones húmedas;
  • Colocación de cebo suficiente para hormigas (Fourmidor® ) por todos los senderos externos de hormigas, usando los portacebos u otras protecciones climáticas.
  • Colocación de puntos adicionales de cebo Fourmidor® en los puntos de acceso perimetrales y junto a senderos de hormigas internos en lugares en los que exista una probabilidad mínima de ser limpiados, siempre que la eliminación de plagas visibles no sea una prioridad mayor;
  • Pulverización exhaustiva con Fendona® SC a lo largo de los senderos internos y los puntos de acceso perimetrales para complementar los cebos externos de Fourmidor® en
  • Regreso a las 2-4 semanas del tratamiento para comprobar cualquier signo continuo de re-infestación y reposición de los puntos de cebo, si están vacíos y se siguen viendo hormigas;
  • Aconsejar a los clientes controles físicos efectivos para minimizar el peligro de reinfestación.

Soluciones

Mythic SC®

Mythic SC®

La solución complementaria no piretroide para el control de chinches, hormigas y cucarachas

Más información
Fendona 6SC®

Fendona 6SC®

El tratamiento de pulverización de primera elección. Un insecticida residual de alta eficacia con un efecto fulminante.

Más información
Fourmidor®

Fourmidor®

Fourmidor® es un cebo listo para usar en forma de gel insecticida.

Más información
Top